TRES BALBÁS POR ENCIMA DE 90 EN PEÑÍN

Balbás Reserva, Ritus y Alitus han obtenido más de 90 puntos en la prestigiosa Guía Peñín 2020.

Tras las catas de miles de vinos de todo el territorio nacional,el jurado de la Guía Peñín ha valorado a tres de nuestros más afamados vinos con elevadas puntuaciones, todas ellas por encima de los 90 puntos que les convierten en unos de los mejores de España.

Así pues, las puntuaciones han sido las siguientes:

Balbás Reserva: 91 puntos

Los 24 meses de barrica y 18 meses de botella que dan forma a nuestro Balbás Reserva hacen de él un vino único, con un estilo clásico de Ribera del Duero. El pequeño porcentaje de Cabernet que utilizamos en su elaboración lo dota de una personalidad envidiable. Así pues, los aromas a frutos negros maduros y toques a pimienta negra, tostados y chocolate, junto con una agradable carnosidad en boca, reflejan la complejidad de este vino fruto de la dedicación y el cuidadoso paso del tiempo.

Ritus: 91 puntos

Elaborado en su totalidad con uvas procedentes de viñedo ubicado a 940 metros de altitud, nuestro Ritus es un vino diferente. Desde el momento que decidimos apostar por cultivar viñedo de altura, pretendimos lograr un vino de corte moderno, fuera de lo común. El merlot que utilizamos en su creación (25%) junto al Tempranillo (75%) lo hace, en nariz, delicado y fresco, cuya primera impresión nos recuerda a frutos rojos. Predominan notas de especias como canela y tostados de crianza que nos recuerdan a cedro, vainilla en rama y hojas de otoño. En boca apreciamos una madera muy elegante y bien trabajada. Es fresco, largo, con una acidez muy integrada; el tanino empieza a pulirse y lo hace delicioso y elegante.

Alitus: 92 puntos

La joya de la corona Balbás. Un vino especial, diferente. Hecho a base de Tempranillo (75%), Cabernet (20%) y Merlot (5%), cuenta con un total de 72 meses de crianza repartidos a partes iguales entre barrica y botella. En nariz es delicado y fresco, cuya primera impresión nos recuerda a frutos rojos. Predominan notas de especias como canela y tostados de crianza que nos recuerdan a cedro, vainilla en rama y hojas de otoño. En boca apreciamos una madera muy elegante y bien trabajada. Es fresco, largo, con una acidez muy integrada; el tanino empieza a pulirse y lo hace delicioso y elegante.