El vino es salud

Consumir vino de manera moderada es bueno para tu salud

 

El consumo moderado de vino, un vaso para ellas, y dos para ellos, es bueno para la salud. No sólo es bueno, además posee un gran poder antioxidante, reduce la depresión, previene el cáncer de mama, la demencia o el cáncer de próstata, entre otras propiedades. El vino puede presumir de poseer una lista interminable de cualidades que ayudan a encontrarse bien.

Además, es un gran compañero junto a una dieta equilibrada y libre de grasas para bajar de peso. El Instituto Tecnológico de Massachusetts así lo demostró con un estudio con el que comprobó que el vino es capaz de activar un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y permite estimular las existentes para depurarlas e ir eliminándolas poco a poco.

Sorprendente también el estudio de la Universidad de California de San Diego, que reveló que el consumo moderado del vino reduce el riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico a la mitad. Su hallazgo desafío el pensamiento convencional sobre que el consumo de alcohol perjudica la salud del hígado. De hecho, los científicos informaron en la revista ‘Hepatology’ que los bebedores de cerveza o licor tienen un riesgo cuatro veces mayor de contraer enfermedades hepáticas.

Las propiedades van mucho más allá. Investigadores italianos han confirmado que la tradicional costumbre de tratar las infecciones de las encías con vino alberga fundamentos científicos. El vino frena el crecimiento bucal de las bacterias vinculadas a las caries, las gingivitis y dolores de garganta.

Si se bebe con moderación, el cerebro libera endorfinas en dos de sus áreas y mejora la función cognitiva. En pequeñas cantidades previene la demencia porque sus antioxidantes reducen la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, y así se mejora el riego sanguíneo. En definitiva, el vino es un tesoro, un remedio contra todos los males que ayuda a ser más feliz.